Hostal Puerta del Alcazar

Quíenes somos

Nuestro restaurante

Nuestro equipo está compuesto por una plantilla joven que irradia ilusión y entusiasmo, al tiempo que transmite seguridad gracias a una sólida formación teórica y práctica; un servicio diligente y profesional, con esa equilibrada actitud entre cercana y distante en el trato, siempre respetuosa y afectuosa, que permite al comensal disfrutar en plenitud de su momento elegido.

Momentos, que cuidamos con todo especial cariño, ayudando al cliente sí es su deseo, en la elección de su plato, ya sea con nuestras sugerencias semanales o entre una variada carta de carnes avileñas que ponemos a su alcance, sin dejar a un lado las especialidades de nuestros pescados recién traídos del mar, ya que el hecho de ser al tiempo distribuidores y restauradores, nos permite presumir de la calidad de nuestros pescados del día. Dorada, rodaballo, atún, rape, merluza, bacalao, mero… el besugo de Tarifa, el virrey del Cantábrico, la dorada de costa, la lubina de anzuelo… tienen su frescor garantizado en la propia identidad de nuestra empresa matriz, PESCADERIAS CARRERA.

Nuestra historia

Desde que en agosto de 2004 fuera inaugurado el Hostal Restaurante Puerta del Alcázar, asumimos el reto de crecer día a día, junto a nuestros clientes, comensales gastrófilos y amigos gastrónomos.

En Puerta del Alcázar la restauración gastronómica posee un protagonismo fundamental. Puerta del Alcázar es un restaurante con personalidad propia, un enclave culinario en sí mismo, que desarrolla un concepto de alta cocina fundamentado, en primer y casi exclusivo lugar, en la frescura y calidad del producto. La calidad incuestionable de la materia prima, la perfecta adecuación a su correspondiente temporada, componen la noción sobre la que se ha diseñado una extensa carta tanto gastronómica como de las mejores bodegas nacionales e internacionales, existentes en el mercado actual.

el_chef

Nuestro Hostal

PUERTA DEL ALCAZAR es un evocador hotel a las mismas puertas de la muralla de Ávila y su catedral, en pleno conjunto monumental e histórico. Un punto ideal para olvidar el coche en el parking, relajarse y disfrutar del encanto de esta ciudad. El hotel es también historia en sí mismo. Instalado en un edificio del siglo XVII, combina el recuerdo del pasado con el confort actual. Ostentó en su tiempo la primera licencia concedida en la villa para alojamiento de viajeros. Hoy, el establecimiento está recomendado por la guía Michelin.